Cámara de Comercio España, ¿para ayudar a las Pymes?

En una nueva demostración de la improvisación del actual gobierno, en cuanto a política de la Pyme se refiere y en la misma línea con lo realizado por los anteriores gobiernos, se ha aprobado en Consejo de Ministros el Anteproyecto de Ley de las Cámaras de Comercio, otra norma inconexa que sólo ataca a uno de los múltiples frentes que deberían contemplarse en una verdadera reforma de las políticas empresariales en nuestro país.

Después de que en 2010 se lograse eliminar el abuso que representaba la obligación del recurso camaral, y tras más de dos años para que se produjese la transformación necesaria para su supervivencia, sin la financiación que les otorgaban unas leyes caducas y poco justas contrarias al libre mercado, el actual gobierno vuelve a dar una vuelta de tuerca para apretar las estrechas vías de supervivencia de las Cámaras, sin enfrentarse de una vez por todas a la realidad de tener que reducir drásticamente las estructuras y competencias de las Cámaras de Comercio u otros organismos públicos que cumplen funciones similares.

Esta nueva Ley vuelve a poner de manifiesto el poco interés de nuestros gobernantes en eliminar duplicidades de competencias e ineficiencias en los servicios públicos,que se deben de prestar a las Pymes. Si de forma tradicional, las Cámaras estaban especializadas en el acompañamiento y asesoramiento en el proceso de Internacionalización de las Pymes, la proliferación de Entidades Públicas en los últimos años y el desbordado crecimiento de estas, han mermado las capacidades de las Cámaras en esta labor.

El ICEX, y todos los organismos paralelos que este Estado de las Autonomías ha generado con Empresas Publicas o Instituciones con objetivos idénticos al ICEX en cada una de ellas, unido al aun más absurdo afán de protagonismo de algún que otro político de los principales Ayuntamientos, montando oficinas o departamentos de Apoyo a la Internacionalización de la Pyme, hace que se tenga una duplicidad en incluso triplicidad de funciones y líneas de actuación. Ahora con esta nueva Ley y la nueva denominación de Cámara España, uno de los objetivos que se pretende es que las Cámaras sigan cumpliendo esa labor de Apoyo a la Pyme en la Internacionalización, que venían realizando. En conclusión “otro más al saco y el saco en tierra”.

Es evidente, y según también dictamina la propia Ley,parte de la financiación de estas Cámaras deberá venir por el cobro en la prestación de sus servicios, algo que ya venían haciendo, con lo que estos servicios, que ahora parece encargarle el Gobierno en Apoyo a la Pyme en su Internacionalización serán de pago, como por otro lado es lógico. Entonces ¿qué significa la palabra apoyo?, ¿cobrar por un servicio?, pues eso son agentes privados a modo de consultoras, no Cámaras de Comercio, o es que ya estamos pensando en hacer transferencias de los Presupuestos del Estado o de las Autonomías para financiar a las Cámaras y competir de forma desleal en el mercado y aumentar el gasto público.

En este apartado, del Apoyo a la Internacionalización y dado que las Cámaras, es decir la cualificación de sus equipos y las maravillosas sedes de las que se disponen, en fin todo, han sido creadas y financiadas por todas las Pymes y Comercios de nuestro país durante todos los años de obligación del pago de sus cuotas, tenían que haber sido absorbidas directamente por el Estado, haber realizado un plan de racionalización, haber eliminado todas las duplicidades y hacer una oficina única, por cada una de las Comunidades y no me meto en si estatal o autonómica, que eso es otra política que a mí no me interesa. Eso sí sería apoyar a la Pyme utilizando los recursos públicos de manera eficiente, recuerdo que las Cámaras son de todas las compañías que las hemos financiado. Nada más con los gastos que provoca el mantenimiento de las sedes del ICEX, los organismos Autonómicos, alguna que otra municipal y las Cámaras, racionalizando todo en un único organismo, eliminando alguna de estas sedes y sus gastos, se podría hacer un verdadero programa de ayuda a la Internacionalización.Ahora quieren incluir los 400 puntos de atención que tienen las 88 Cámaras en es eso que llaman desde el Gobierno: Red de Oficinas Económicas y Comerciales del Estado…, más madera que somos pocos, de eliminar algo nada, esto suma y sigue.

El problema es saber por qué no se ha realizado esta transformación tan necesaria. Yo lo tengo claro, probablemente los profesionales de las Cámaras estén más preparados y cualificados que los de todos esos organismos públicos y quién le va a decir a ese asesor colocado a dedo en el organismo correspondiente vete a casa. Cómo se podría justificar los sueldos de tres altos cargos, Estatal, Autonómico y Municipal y el de la Cámara puesto por el miembro de la CEOE o Confederación Regional que controla la Cámara, si sólo fuese un organismo en lugar de cuatro. Ayudar a las Pymes sería no justificar los gastos innecesarios y tomar medidas de reducción de estructuras de forma urgente, en lugar de subir el IVA para que no haya déficit, por un despilfarro absurdo.

Esta nueva Ley tiene como todas una parte maliciosa, esa parte oculta que no se sabe a qué intereses debe su enunciado. Ahora parece ser, que aquellas empresas que sigan contribuyendo con sus cuotas a las Cámaras, y que lo hagan en mayor cuantía, tendrán un poder mayor en sus órganos de gobierno. Algo ambiguo sin definir y absurdo en su planeamiento. Sólo la sede del Consejo, que ahora se pasará a denominar Cámara España, ha tenido un coste en su construcción superior a los tres millones de Euros, y un mantenimiento anual de casi otro, pagados entre Pymes y Comercios de los que han querido o no, por esa obligación de pago del recurso camaral. Ahora ¿a quién se la quieren regalar? Las Cámaras son un bien de interés público, pues muchos pequeños comercios y Pymes hemos contribuido a su creación y desarrollo. Ahora llegará la Asociación de Empresarios de turno, pagará más que nadie en la cuota y manejará la Cámara y sus recursos a su interés, pues podrá dominar los órganos de gobierno. Para mí, esto es el robo a mano armada de una propiedad a la que todos hemos contribuido. En este caso, la propiedad de esas sedes y los recursos tienen un titular claro,  todas las empresas de nuestro país, y en su defecto ante la imposibilidad de la gestión el Estado.

Otro de los aspectos que se han anunciado en este anteproyecto de Ley, es el papel de las Cámaras de Comercio en la Formación Dual, tomando como referencia el modelo Alemán que se apunta como referencia de éxito dado la escasa tasa de paro juvenil de ese país comparado con el nuestro. El problema está en que intentar copiar un modelo cuando las condiciones de partida son completamente distintas es un error. Las Cámaras Alemanas cumplen una función muy importante en el modelo, la supervisión de su buen funcionamiento mediante la acreditación del cumplimiento que rigen las normas del mismo, así como, en una fase final la calificación y cualificación de los alumnos mediante exámenes que garantizan la calidad de dicha formación. El problema es que en Alemania las Cámaras no son un agente activo en la formación profesional, para eso existendiversas instituciones de enseñanza secundaria, que se rigen según la legislación de cada Lander, (comunidad autónoma), mientras en España, las Cámaras en esa diversificación absurda de sus objetivos hacia una entrada en competencia directa con organismos públicos y privados en el sistema educativo, tienen en muchos casos centros de formación profesional. ¿Pueden las Cámaras ser juez y parte en este modelo de Educación Dual?, sinceramente creo que sería eliminar esa función importante que se consigue en el modelo alemán. Por tanto, encomendarles esta función en nuestro país me parece un error, siempre que las Cámaras no abandonen su posición en el mercado de la educación. Para abandonar esta función educativa existen distintas opciones. Puede hacerse vendiendo estas áreas de negocio, y así poder sostener las otras funciones de supervisión y control, como en Alemania, o simplemente disgregándolas, cuyo problema es ¿quiénes son los propietarios? Aquí sería partidario, dada la deficiencia de nuestro actual sistema educativo en lo referente a la Formación Profesional, que el Estado se hiciera cargo de estas Escuelas, dotándoles de un carácter público, racionalizarlas y hacerlas rentables. Las hemos creado con las aportaciones de todas las Pymes y Comercios, por tanto insisto en su carácter público y no de cuatro gestores de las Cámaras o un Vicepresidente de una organización empresarial.

Creo que este anteproyecto de Ley precisa de una profunda revisión, que tenga sobre todo en cuenta dos factores, que las Cámaras no son de sus gestores y sus propietarios son todas las Pymes y Comercios que durante años contribuimos a su desarrollo, y que contemple que lomás importante no es sostener instituciones y buscarles qué hacer por no cerrarlas, lo importante es cómocoordinar toda la acción de política para la Pyme y ver quésolución es la más eficiente para que de verdad sirva de apoyo a las Pymes.

Dejar un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


*