En busca de la Felicidad perdida

En estas tres últimas semanas estoy seguro que la palabra que más has utilizado ha sido feliz y algunas variantes como Feliz 2014, Feliz Navidad, Felices Fiestas, Felicidades… ¿Te has parado a pensar por qué deseas a los demás que sean felices? Desear felicidad a los demás se ha convertido en un simple gesto de cortesía, una costumbre arraigada, pero ¿sabemos que significa la felicidad para aquel al que se la deseamos?

Hace unos días conocí a un psicólogo que contacto conmigo de manera fortuita a través de una conocida común, se llama Juan Cruz. Me llamó para concretar una cita y tuve la suerte de descubrirle durante una de las sesiones que ofrece en Cruz Roja, en el espacio llamado Pozas 14, a la que me invitó a asistir. Bajo el atractivo nombre de ACTIVA TU VIDA, Juan trabajó ante mis ojos la motivación del grupo basándose únicamente en la Psicología Positiva.

grupo cruz roja

La verdad es que ese día encontré parte del significado de la palabra felicidad para los demás. Simples gestos de acercamiento y participación, contacto entre las personas y la forma en la que exponían sus pensamientos, me abrieron los ojos hacia su percepción de la felicidad, con sólo mirar sus caras. Sus historias, sus vidas, sus distintos niveles económicos y sus problemas, eran desconocidos para mí. No sabía de los dramas personales y profesionales que seguro tenían y que se escondían detrás de cada uno. Pero fue ese desconocimiento el que me liberó para descubrir que, en ese momento, ellos eran felices y yo también.

¿Qué nos hace felices? Si algo he aprendido en estas escasas tres horas en las que he tenido la ocasión de compartir con mi ya amigo Juan Cruz, es que el valor de la felicidad está justo donde uno se siente feliz y por tanto, si fijas tus metas para ser feliz en unos términos inalcanzables o fuera de tu propia realidad jamás serás feliz.

juan cruz

Si tu realidad es la pobreza, tendrás que vivir felizmente en ella, si tu realidad es la ostentación y la riqueza, tendrás que vivir felizmente también en ellas. Probablemente hayamos perdido la felicidad por basarla en hechos materiales y en realidades tangibles y cuantificables. Mi recomendación para este 2014 es que hagas lo contrario, y te alejes de lo tangible para basar tu felicidad en lo inmaterial, en las emociones, en los sentimientos, en los detalles que no suponen más riqueza, ni más estado del bienestar, ni más dinero, ni más propiedades, ni más poder, ni más de nada…, confórmate con menos en lo material y busca la felicidad verdadera.

Vive tu realidad, ya sea blanca o negra, pero recupera la verdadera felicidad perdida.  Porque si lo piensas un poco, recuperarla sólo depende de ti.

One comment to En busca de la Felicidad perdida

Dejar un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


*