¡Pymes!…

¿Tú identificas a este colectivo como el principal motor de nuestro país?. Sé sincero respóndete a ti mismo, seguro que has pensado, “pues no”.

Realmente nadie identifica a las Pymes con el papel que tienen en la economía y el empleo de nuestro país, y ¿por qué? Si generamos más del 60% del empleo, si somos entre las propias Pymes y sus trabajadores los que más contribuimos con nuestros impuestos al sostenimiento del Estado, ¿por qué nadie nos tiene en cuenta?

Nuestra industria, agricultura, comercio y servicios están fragmentados en más de 1.500.000 unidades de negocio de las que más del 90% se pueden considerar pequeñas empresas y empresarios individuales. A pesar del estallido de la burbuja inmobiliaria, una vez que han pasado ya unos años desde el comienzo de esta crisis, las Pymes seguimos siendo el verdadero valor del capital económico y humano de España.

Si no somos capaces de amar a nuestras Pymes, todos, los propios empresarios, los trabajadores de estas, la clase política y la sociedad, estamos haciendo daño a nuestra estructura económica y social. Si damos la espalda al colectivo que está siendo capaz de soportar este país, acabaremos sin darnos cuenta, con más paro, menos Estado del bienestar, más deuda y más pobreza.

Es el momento de apostar por la Pymes. Tenemos que amar a las Pymes y hacerlo en todo su ciclo de vida y sobre distintas facetas. No sirve de nada apoyar a los emprendedores si luego la mortalidad de las Pymes es alta. No sirve de nada fomentar el empleo de los jóvenes en las Pymes si este es temporal y precario. No sirve de nada apoyar la salida al exterior de nuestras Pymes, si no están preparadas para ser competitivas y por tanto incapaces de conseguir el éxito.

El mayor potencial de un país está en sus personas. Estamos en un tiempo difícil para las personas. Paro, incertidumbre, corrupción, falta de valores, más factores económicos desalentadores, provocando sentimientos negativos de desasosiego, angustia, estrés, tristeza, etc. No nos queda más remedio que de una u otra forma gestionar las emociones, para intentar que se vuelvan en sentimientos positivos como: optimismo, tranquilidad, confianza, esfuerzo, etc., para que estos nos ayuden a superar la difícil situación personal y económica y seamos capaces de salir de esta crisis.

El mayor potencial de las Pymes está también en las personas, por eso, tanto de las que las componen como de las que están en su entorno, clientes, proveedores y la propia sociedad, debemos conseguir que los sentimientos de todos ellos también sean positivos.

De la importancia de la Pyme para nuestra sociedad y de cómo gestionar las emociones en las Pymes para salir de esta crisis trata este libro, lleno de experiencias personales y conocimiento adquirido por alguien que lleva toda su vida ligado al mundo de la Pyme.  I Love My Pyme, un grito de guerra para que unos y otros se den cuenta de la importancia de amar a nuestras pequeñas y medianas empresas.

One comment to ¡Pymes!…

  • Luis Rotellar  says:

    Bien dicho ! Buena imagen: bucear hacia arriba.
    Lo que importa es cuánto falta para la luz, no cuánta oscuridad tenemos detrás.
    Libro que voy a leer. Y después os enviaré un comentario.

    Falta coraje. Las Pymes somos el motor de todas las economías en todo el mundo.
    Tendríamos que estar más unidos, ser más positivos y más valientes, que no temerarios.
    Esto solo lo levantamos nosotros. Pero hay que trabajar más y sobre todo, mejor.
    Ánimo con la iniciativa!

Dejar un comentario

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>


*